domingo, 1 de septiembre de 2013

La eficiencia en el uso del agua

El cambio climático, el crecimiento de la población y de la demanda del recurso, entre otros factores, exigen reducir la presión sobre los recursos hídricos, a través del uso y asignación más eficientes de agua, entre otras medidas. Contar con regulaciones claras, mecanismos financieros e incentivos económicos que promuevan su uso más racional del agua son un elemento clave para una gestión eficiente, obteniendo entre otros beneficios una mayor disponibilidad de agua durante los periodos de sequía. 
En este tema el manejo de las cuencas y acuíferos transfronterizos resulta clave para evitar que el recurso hídrico se torne más escaso y los conf lictos por el uso del agua ubicada en esos territorios compartidos tiendan a agravarse. Es el caso, por ejemplo, del Acuífero Guaraní, el más grande del mundo compartido entre Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay. 
Para su manejo, los países que lo comparten realizando esfuerzos conjuntos para su conservación y uso sostenible. En suma, para tener una buena gobernanza del agua, la girh debe basarse en la inclusión y participación efectiva de todos los sectores de la sociedad, garantizando la representatividad de cada uno de los diferentes actores, sean usuarios, sociedad civil, indígenas, así como incluir una perspectiva de género. Deben de formularse planes y programas conjuntamente con los usuarios, que coordinen armónicamente los usos y costumbres así como normativas y leyes que incentiven el manejo del territorio y los recursos con metas y objetivos locales que partan de la cuenca como unidad básica. En la construcción de condiciones de gobernanza bajo cambio climático es clave conjuntar capacidades de gobierno y sociedad, y considerar el adecuado y oportuno uso de la información climática, así como la transparencia y la rendición de cuentas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada