lunes, 2 de septiembre de 2013

Financiamiento del agua para todos - I

Evaluaciones internacionales señalan la falta de financiamiento como uno de los principales obstáculos para que los países puedan cumplir una gestión adecuada del recurso hídrico, especialmente el Informe de Camdessus de 2003 y el Informe de Gurría de 2006, que fueron elaborados como referencias y toma de decisiones para el iii y iv Foro Mundial del Agua. 
Estos informes también indican que el problema no sólo es la falta de recursos financieros per se, sino la incapacidad del sector hídrico de acceder a financiamiento debido a las debilidades institucionales y a una falta de conocimiento y capacidad en muchos países, todo lo cual dificulta la posibilidad de beneficiarse de los recursos e instrumentos financieros disponibles. 
Por ejemplo, dentro de los compromisos adquiridos en el Plan de Implementación de la Cumbre Mundial sobre el Desarrollo Sostenible de Johannesburgo, los países se comprometieron a la elaboración de los Planes de girh. Sin embargo el cumplimiento de estos acuerdos no ha sido satisfactorio. A este respecto, en el año 2008, se le recomendó a la Comisión sobre el Desarrollo Sostenible (cds 16) de la onu, que “los países deben establecer planes de acción y estrategias de financiamiento para implementar sus planes con el apoyo de agencias externas […] que brindan apoyo a países según lo requieran” (onu-agua, 2008). Esto tiene una relación directa con la adaptación al cambio climático, pues al no contar con los recursos suficientes para manejar de forma adecuada el recurso hídrico, se incrementa la vulnerabilidad a los impactos del cambio climático. 
Por ejemplo, en los países más pobres la capacidad para gestionar los recursos hídricos se redujo durante los años de ajuste estructural en los que se comprimieron los gastos del sector público. Lo anterior afectó especialmente la planificación y la medición hidrológica, ya que se priorizaron las acciones de corto plazo orientadas al suministro de servicios (Sadoff y Muller, 2009). 
Puesto que la medición hidrometeorológica es la base para la toma de decisiones con respecto al cambio climático y su relación con el agua, cuando ésta se reduce, también se afecta la capacidad para realizar proyecciones y escenarios que permitan conocer de mejor forma las consecuencias de este fenómeno y de la variabilidad climática misma.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada